¿Por qué evitar las dietas de fotocopia?

  • admin 
Comparte esta página
Share on Facebook
Facebook
0Tweet about this on Twitter
Twitter

Mucha gente acude a los dietistas/nutricionistas con la idea de que les den un plan de alimentación diario de lunes a domingo donde incluya lo que debe comer en desayuno, almuerzo, comida, merienda y cena. Un plan de alimentación restrictivo, detallado con cantidades y con mesuras con Kcal.. con la forma de cocinar… para adelgazar. Esta no es la forma de adquirir buenos hábitos.

Lo podemos comparar con una persona que acude al psicólogo pidiéndole que le dé una serie de pautas día a día para tener éxito personal, encontrar pareja, criar a sus hijos, para ser feliz…Es imposible, cada uno tenemos un camino y unas circunstancias, ¿no? Pues lo mismo se puede extrapolar a la nutrición y al adelgazamiento. No existe un patrón que haga que todo el mundo se alimente correctamente y adelgace, cada uno tenemos unos gustos, un estilo de vida, una situación, unas características físicas, y lo que el nutricionista debe hacer es guiarle a través de unas pautas generales para que el paciente adapte esas pautas a su vida como por ejemplo: aprender a leer las etiquetas, aprender a diferenciar carbohidratos de proteínas, aprender más de los nutrientes, lo buena que es la fruta, alimentos saludables que quizás no conocía, cómo mantenerse en navidad, etc.. y ese paciente con esas pautas ir aplicándolas y crear él mismo sus comidas, su plan de alimentación el cual debe durar para siempre, debe adherirse a él y no tener unos alimentos que puede comer y otros “prohibidos” no existen alimentos prohibidos, sí existen, en cambio, situaciones donde vas a tener que comer fuera de casa. Y si tienes un plan cerrado del que no te puedes salir… ¿Qué haces? ¿No comes? No es la solución, no aprendes a manejarte en tu día a día con la comida, sólo genera que sí, pierdas peso pero a la hora de mantenerte, que no sepas hacerlo y, por tanto, recuperes el peso perdido (y algo de regalo).
Pensadlo, si estas dietas de fotocopia como se les llama funcionaran, no habría obesidad en el mundo.

Aparte no se consigue en dos días, es un aprendizaje lento, son muchos factores, muchas pequeñas acciones que debemos ir cambiando y requiere tiempo. No hay que tener prisa, hay que huir de las “dietas” de patrones de alimentación restrictivos o donde se pesa y se mida o se cuenten calorías porque cuando llegues a tu peso no vas a contar ni medir y engordarás. Además cada uno somos un mundo, a unos nos gustan las verduras, a otros las frutas, otros no soportan el brócoli, otros el pescado, etc..

Seguir pautas de alimentación, además, hace que tu vida sea muy monótona… comes lo que te dicen y no innovas, no creas, no disfrutas con la cocina con idear platos nuevos y saludables.. a mi personalmente me encanta cuando creo un plato saludable que encima está rico y lo enseño a todo el mundo, mira he combinado estos alimentos, nunca lo había probado y está bueno y es saludable, me satisface me divierte, lo disfruto y es una relación muy sana con la comida, no decir, voy a hacer la ensalada y la merluza que me manda mi dietista y no tengo ni hambre de pensar lo que tengo para comer… si no te gusta la merluza (esa soy yo) no la comas! Hay 100 pescados más que puedes comer, no tiene porqué ser ese pescado en concreto.

Al igual que debemos saber superar obstáculos en nuestra vida, día a día y superar situaciones, debemos aprender a manejarnos en el ámbito alimentario. Huid de nutricionistas que os den un papelito fotocopiado y quedaros con los que os escuchan, os preguntan vuestros gustos, os enseñan a identificar buenos alimentos, porque esos son los que os harán aprender a comer y que los Kilos que perdáis sean para siempre y, más importante aún, que los hábitos saludables duren también para siempre, porque es la única forma de no recuperar el peso perdido y de alimentarnos correctamente y saludablemente para siempre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *