Cómo diferenciar un Ultra-procesado de un buen procesado.

  • admin 
Comparte esta página
Share on Facebook
Facebook
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Ultraprocesados nada saludables pero por desgracia muy comunes

Todos sabemos que, en teoría, lo mejor para alimentarnos correctamente es comer alimentos naturales, sin procesar, verduras, frutas, carnes, pescados, etc… y que los productos ultra-procesados no son nada buenos para la salud.

Últimamente, hay quien tiene pavor a todo alimento dentro de un envase, es decir, un alimento procesado. Pero no hay por qué tenerlo; hay muchos alimentos que son buenos procesados, saludables y perfectamente aptos para una alimentación saludable y para perder peso de forma sana y duradera.

Por tanto, debemos saber diferenciar un ultra-procesado de un buen procesado.

En este artículo os enseñamos a leer las etiquetas y poder diferenciar un ultra procesado de un buen procesado.

Para ello, primero hay que saber cuándo estamos delante de un alimento, de un buen procesado o de un ultra-procesado, veamos qué características cumplen:

  • ALIMENTO NO PROCESADO: Es el que no ha sufrido grandes transformaciones para llegar al consumidor, son las frutas, las verduras, etc.. que llegan a nosotros tal cual son. También las carnes y pescados o huevos frescos.
  • ALIMENTO PROCESADO: Es aquel que ha sufrido algún tipo de transformación, pero sigue siendo reconocible la forma del alimento dentro del envase. Es el caso de algunas ensaladas de bolsa, verduras o mariscos ultra-congelados, legumbres en conserva, conservas de pescado, etc… son perfectamente saludables normalmente.
  • ALIMENTO ULTRA – PROCESADO: Algunas de las características de un ultraprocesado son, entre otras, una larga lista de ingredientes entre los que suelen abundar los azúcares añadidos, la sal añadida, las grasas de mala calidad nutricional (hidrogenadas, trans, de palma…) y las harinas refinadas. El hecho de que un producto tenga una gran cantidad de ingredientes suele ser indicativo de que se trata de un ultra-procesado. Además de que no se suele distinguir la forma de la materia prima o del alimento y suele tener un porcentaje de este alimento muy pequeño, además muchas veces vienen en formas artificialmente creadas (círculos, estrellas, barritas compactas, etc..)

Es importante saber diferenciarlos para poder saber en todo momento ante qué tipo de alimentos estamos en el supermercado.

Y ahora viene la cuestión…¿Debemos evitarlos a toda costa y no consumirlos jamás en nuestra vida? NO. Podemos llevar una vida totalmente saludable y consumir alimentos ultra-procesados muy ocasionalmente pero sabiendo lo que son, lo que nos estamos llevando a la boca, sabiendo que es ocasionalmente y que nuestra alimentación se basa en verduras, fruta, carne, pescado, hortalizas, etc.. frescas (SOBRE TODO EN CASA).

No debemos confundir el hecho de llevar una alimentación saludable con obsesionarnos con evitar todo tipo de ultraprocesados, de conservamtes o de antioxidantes, porque no son peligrosos. Simplemente debemos entender que cuanto menos ultraprocesados consumamos, mejor, y que uno al mes es mejor que dos a la semana, pero peor que uno cada tres meses.

El problema de la industria alimentaria es que intenta colarnos ultraprocesados como alimentos para tomar cada día o alimentos light y confundirnos con bonitos slóganes bien grandes bien rositas o verdes como “Natural” o “Sin conservantes ni colorantes” o “Sin azúcar añadido” o “Sin aceite de palma”. Pero aunque esto sea verdad, siguen siendo el mismo perro con distinto collar….

Os pongo un ejemplo gráfico de un pavo que dice ser sano:

Bien rosita, bien grande «REDUCIDO EN SAL»,»SIN GRASA».. Pero no pone.. con un 65% de carne.. eso no xDD

Ingredientes: Pechuga de Pavo (65%), agua, proteína de soja, jarabe de glucosa de maíz, aromas, cloruro potásico, azúcar, estabilizantes(E-451, E-407 y E-420), antioxidantes(E-316 y E-331), conservador(E-250). Contiene trazas de proteína de leche, huevos y apio.

¿Veis la portada del envase? Que rosa, que bonita, que sana parece, que pocas calorías, bajo en grasa, sin sal… pinta bien, ¿verdad? Fijaros en el porcentaje de carne que es en definitiva el alimento que estamos buscando… 65%, es decir, el otro 35% son… glucosa de maíz (azúcar), aromas para darle sabor, azúcar claramente, estabilizantes, conservantes, etc… Y digo yo.. ¿esto es alimento? NO. Y este aún tiene 65% de carne que los hay que tienen 50% o incluso 45%, es decir estamos pagando por algo que no es ni la mitad carne.

Ahora veamos otra etiqueta de un fiambre de pavo de Aldi mucho más sano que no anuncia en ningún momento con grandes carteles ni con el color rosita lo sano que es, pero es muchísimo mejor que el anterior:

¿A que no presume de nada?

Ingredientes: Carne de ave 95% (pechuga de pavo 90%. pechuga de pollo). sal. especias. estabilizante (E451). dextrosa. antioxidante (E301). conservador (E250

¿Vemos la diferencia? 95% de carne real, sal especias y si, un poco de estabilizante, un poco de dextrosa que es azúcar pero es a modo de conservador, Y ¿qué 5% en un par de lonchas que nos podemos comer? Imperceptible. Lleva también antioxidante y conservador para que aguante el producto. Y ¿dónde anuncia lo sano que es, dónde están los corazones rosa siendo más sano que el de DelPozo? Hay un dicho que dice.. dime de qué presumes y te diré de qué careces, en estos casos se aplica totalmente, contra más sanos presumen que son… menos lo serán seguramente.

No hay que fiarse de lo que ponga en los envases por delante, girad SIEMPRE el envase y mirad los ingredientes. Os sorprenderéis de las mentiras que dicen.

Por otra parte, los buenos procesados como conservas de pescado, legumbres en conserva, pasta (spaguetti, macarrones, etc…) son una excelente opción para comer sano y saludable y ahorrar tiempo en la cocina.

Os pongo un ejemplo de un buen congelado de verduras

Punto, no hay más jaja.

Ingredientes: Ajete (34%), gamba pelada (33%) (gamba, agua, sal, antioxidante: ácido cítrico, estabilizante: polifosfatos y conservador: metabisulfito sódico) y espárrago verde (33%)

Poca cosa hay que decir, ajete, gamba pelada y espárrago verde, obviamente con sus conservantes para que dure el alimento. Este es un ejemplo de un buen congelado.

Veamos ahora un ejemplo de un ultracongelado:

Apetecible verdad? total.. es pollo.. sisi..

Ingredientes: Pechuga de pollo asado (24%) (pechuga de pollo, agua, sal, AZÚCAR y estabilizantes: difosfato disódico y carragenanos), patata PREFRITA (patata, ACEITE DE GIRASOL, cebolla, harina de arroz, hidrolizado de proteína vegeral, sal, MALTODEXTRINA de patata, cebolla en polvo, AZUCAR,especias,ajo en polvo, zanahoria en polvo, perejil y extracto de cúrcuma)

¿Por dónde empiezo? Por lo resaltado en mayúsculas.. . dos veces AZUCAR y MALTODEXTRINA QUE VUELVE A SER AZÚCAR, carragenanos, (sospechosos de provocar cáncer), y más de 15 ingredientes… aparte de que la patata está frita… Este NO ES UN BUEN PROCESADO, ES UN ULTRAPROCESADO… aunque tenga pocas calorías, nos da igual; su composición es pésima y lleva aceite vegetal de baja calidad y azúcar.

Así que acostumbraros a leer siempre las etiquetas y a saber cuándo estamos delante de un buen procesado y cuándo de un Ultraprocesado.

Los buenos nutricionistas dicen que si comemos una media de 4 raciones de ultraprocesados al día, ponemos al cuerpo en un serio riesgo de enfermedad coronaria, diabetes, enfermedades diversas y somos propensos  al sobrepeso y la obesidad.

Es muy fácil cumplirlo, unas galletas al desayuno, un bollito en el café, ese arroz 3 delicias para cenar y un donut, ale cumplido, y así día tras día, día tras día… hay que cambiar los hábitos y adquirir unos nuevos y el supermercado es una parte crucial para conseguirlo. Aprender a escoger los procesados saludables, que los hay,  sin fiarse jamás de lo que pone en la parte de delante del envase e ir  a por ellos es muy importante porque al fin y al cabo es nuestra salud y es nuestra vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *